Rambla Nova, 114, oficinas 3-6
43001 Tarragona
+34 977 21 27 34

Hablemos

// Grupo Mentoring

Repítelo

-Ya lo has oído.
-Es que no te creo.
-Pues hablo en serio.
-Pero ¿por qué?! ¿Qué he hecho?
-Nada, no eres tú, soy yo.
-¿Tú y quién más?
-Le he dado muchas vueltas.
-No me respondes.
-Nadie más, ¿ves como no escuchas? Para mí también es doloroso, ¿sabes?
-Creo que deberíamos hablar, no es justo que tomes esta decisión por tu cuenta.
-Bueno, me parece que soy yo quien debe decidir sobre mi vida.
-Vale, pero hasta ahora la compartías conmigo, no entiendo que de repente pases de mí y de mis sentimientos.
-No es eso, los respeto, siempre lo he hecho. Y tú, ¿respetas los míos?
-Ahora mismo intento comprenderlos.
-Te lo estoy explicando.
-No, me lo estás comunicando.
-Las dos cosas. Y es difícil.
-¿Qué es difícil?, ¿que yo lo entienda?
-Sí, porque no tengo un motivo concreto ni hay otra persona de por medio,
simplemente necesito un cambio. Quizá tenga que reinventarme, no lo sé.
-Y para eso no cuentas conmigo, claro, ¿me he convertido en un estorbo? Te juro que me estoy esforzando para no soltar una barbaridad.
-Pues no te reprimas, escúpelo si eso va a hacer que te sientas mejor.
-Lo que será mejor es que te ahorres ese tono conmigo si vamos a seguir hablando. Me parece increíble que hayas callado hasta hoy, ¿tan difícil era decirme oye, tenemos un problema? Porque yo estaba ahí, a tu lado, como ahora… Tengo la sensación de que no te conozco.
-Mira, sabía que te enfadarías y que en lugar de hablar discutiríamos, así que…
-Vaya, a eso le llamo yo clarividencia.
-Solo intento que no nos hagamos daño.
-Eso es imposible porque tú ya me lo has hecho.
-Por favor, no dramaticemos ni me obligues a sentirme más culpable, que somos adultos.
-Pero qué me estás contando, si has elegido tú la obra, el papel y la víctima.
-Escucha, vamos a tranquilizarnos, me gustaría que entendieras…
-Qué, vamos a ver, qué tengo que entender si lo único que haces es marear la perdiz para no hablar claro, joder, que las cosas son tan fáciles como decir: oye, que la vida es corta y contigo me aburro; o, lo siento pero hay otra persona; o, mira, que ya no aguanto a tu madre; o, quiero tener un hijo y no estás por la labor. ¿Por qué no me cuentas la verdad, de una vez por todas?
-Ya te he dicho que no te engaño, es un tema solo mío, de dar un giro a mi vida, de pensar en un proyecto. Créeme, por favor, no quiero que te quedes con la idea de que te oculto algo.
-¿Sabes qué te digo? Que no te esfuerces. Vete. De todos modos te irás ¿verdad? Has tomado una decisión sin pensar en mí, ¿no es así? Pues lárgate ya.
-No quería que acabáramos de esta manera.
-Ya. ¿Creías que esto también lo elegirías tú?

Autora: Montse Freixas Rovira
Título: Repítelo

Nota importante
Si deseas utilizar, compartir o copiar este relato puedes ponerte en contacto conmigo a través del email: rovira_freixasmontse@hotmail.com